Cómo vestir para el trabajo que quieres

POST SOBRE EL TEMA:

Carmen Pérez

Que tu apariencia dice muchas cosas de ti antes que abras la boca, es algo que ya sabes, o deberías saber. Es por eso que vestir para el trabajo que quieres importa.

Sólo con mirar la ropa que llevas puesta los demás pueden saber si eres una persona metódica con gusto por el detalle y las cosas bien echas, o por el contrario piensas que las formas no importan, si eres más seria o más relajada, si se puede confiar en ti o no para una tarea importante…

Todo esto, aunque te parezca mentira, lo trasmites con la ropa que has elegido ponerte. Es por ello que debes escoger bien que quieres transmitir en cada momento con lo que llevas puesto. Es fundamental que tengas esto claro a la hora de crear tu marca personal.

Ser y parecer.

Nuestra imagen debe estar alineada con nuestra personalidad, nuestro estilo de vida y los objetivos que queremos alcanzar, tanto a nivel personal como profesional.

Es por ello que debes vestir siempre acorde a las circunstancias, no es lo mismo ir al parque con los niños, a una reunión con futuros cliente, o de copas con las amigas. Cada momento marca un vestuario y una apariencia distinta.

Cuando hablamos de reforzar nuestra imagen profesional, la apariencia y el vestuario que elegimos para ir a trabajar, es una una de las cuestiones a tener en cuenta.

Si crees que ha llegado el momento de cambiar de puesto, o estas en busca de empleo, desde buscandotueStilo te doy algunas claves que debes tener en cuenta a la hora de elegir el vestuario que te ayude a lograr tus objetivos.

No solo tienes que ser buena en tu trabajo, también has de aparentarlo.

Cuántas veces hemos visto situaciones en las que algún compañero, conocido o incluso nosotras mismas, no hemos conseguido el puesto deseado aun estando sobradamente preparadas para él, por culpa de la apariencia.

Tienes que considerar que en el entorno laboral el producto que estás vendiendo eres tú misma. Por lo que el envase, cómo vas vestida, exhibición, cómo te desenvuelves y comercialización, cómo aprovechas las oportunidades, es de vital importancia.

Si entiendes este concepto y lo aplicas obtendrás grandes resultados. Los jefes o los clientes escogerán un “producto” que resulte más atractivo frente al resto.

Viste para el trabajo que quieres no para el que tienes.

Dicen los que saben que “antes de ser, hay que aparentar ser”. Si quieres ese acenso, conseguir ese empleo o a ese importante cliente, tienes que aparentar estar en ese nivel.

Tal vez pienses que es complicado, que tu situación financiera no da para ropa o accesorios de marca o diseñadores caros, pero te digo que con creatividad y buen gusto se puede lograr una buena imagen sin gastar mucho dinero.

Hazte con un fondo de armario de prendas básicas de buena calidad, atemporales y en colores sobrios, no necesitaras mucho: una chaqueta sastre, un pantalón negro, una falda lápiz, una camisa blanca o una gabardina, son algunas de las prendas que podrías incluir en este fondo de armario labora. Si sabes jugar con las prendas tendrás múltiples opciones.

Aprovéchate de ofertas y rebajas.

La mejor manera de crear ese fondo de armario laborar es aprovechar las rebajas o dar un paseo por los “outlets” te sorprenderás de lo que puedes encontrar a muy buenos precios.

Antes de salir de compras revisa tu armario e identifica tus necesidades, puede que un par de prendas te ayuden a dar un giro a lo que ya tienes en casa.

Algunas recomendaciones de cómo vestir para el trabajo:

Algo que has de tener en cuenta es que siempre debes usar tu talla, nada de prendas muy pegadas o demasiado holgadas. Si utilizas tu talla correcta veras como se te ve más estilizada además de sentirte mucho más cómoda.

Olvídate de usar minifalda o escotes muy pronunciados o en general cualquier prenda que te pueda hacer sentir incomoda a la hora de desarrollar tu trabajo. Si no sabes andar con tacones de 12 cm no te los pongas, con un tacón medio o un zapato plano puedes ir igual de estilosa y se te verá mucho mejor y más segura que con unos tacones con los que no sabes andar.

Recuerda siempre que estas en un entorno laboral, es mucho mejor marcar tu sello personal de forma sencilla y elegante. Mejor que te recuerden por lo agradable que es conversar contigo que por el escotazo que llevabas en la cena de navidad.

Ser mujer en el entorno laboral no es fácil y en muchas ocasiones nos cuesta más que a los hombre hacer ver nuestra valía profesional.

No somos floreros que adornan una oficina, pero no por ello debemos renunciar a vernos femeninas si eso es realmente lo que nos gusta, y por supuesto debes ir arreglada igual que lo haría cualquier compañero que aspira a alcanzar sus metas profesionales.

Espero que estas líneas te sirvan de inspiración si entre tus propósitos esta subir de cargo o encontrar trabajo. Si sientes que una ayuda extra te podría ir bien, me tienes a tu disposición.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies